Electrocoagulación


Electrocoagulación

La electrocoagulación es un proceso electroquímico que separa simultáneamente metales pesados, sólidos en suspensión, compuestos orgánicos emulsionados y otros muchos contaminantes del agua utilizando la electricidad en lugar de reactivos químicos.

El proceso consiste en pasar el agua residual procedente de un proceso determinado de forma continua a través de los electrodos de un equipo especialmente diseñado para este fin que está conectado a una fuente de corriente continua. El agua residual debe poseer una cantidad suficiente de sales neutras para que puedan tener lugar las múltiples reacciones electroquímicas.

La electrocoagulación puede aplicarse para casi todo tipo de aguas residuales y generalmente cuando no se trata de grandes volúmenes. Requiere una inversión mucho menor que los sistemas de tratamiento tradicionales. Aunque su efecto se asemeja al del proceso físico-químico, existen diferencias muy considerables con el mismo.

Durante el paso de la corriente eléctrica continua a través de una agua residual, ésta sufre una serie de múltiples fenómenos, más o menos complejos entre los cuales podemos tomar en consideración:
* La descomposición del agua y las sales presentes
* La disolución del ánodo metálico
* Desestabilización del estado coloidal
* Oxidación de la materia orgánica (quí­mica y electroquímica)
* Absorción de moléculas por parte de los flóculos de hidróxidos metálicos
* Reducción de la dureza del agua
* Eliminación y desinfección de patógenos

 

 



Soluciones en Tratamiento de Agua